Ir al inicio Ir al inicio

El Ateísmo es aquella ideología que niega la existencia de Dios, y lucha contra la religión y contra todos sus conceptos asociados: humildad, pobreza, obediencia, sumisión, etc.

Al igual que los agnósticos, los ateos no creemos que en el mundo haya nada mágico, ni sobrenatural, ni omnipotente, ni eterno, ni todopoderoso... nada a lo que haya que adorar, ni agradecer algo. Dios no existe. La vida eterna no existe. La perfección no existe. El "alma" no existe. Nada es eterno, nada es todopoderoso, nada ha salido de la nada.

Un ateo no sólo no cree en Dios, sino que también niega a Dios. ¿Qué es negar a Dios? Es sólo una manera de hablar, ya que Dios no existe, y por lo tanto no se le puede negar. "Negar a Dios" significa no aceptar en absoluto la validez de la idea de Dios. No sólo decimos que la idea de Dios no tiene existencia, sino que los ateos luchamos contra la extensión de esa idea por el mundo. Se puede decir que odiamos todo lo que la idea de Dios representa, porque creemos que sólo trae al mundo incultura, sumisión, resignación... La misma idea de Dios va totalmente en contra de la investigación científica, porque ambos conceptos (omnipotencia divina y determinismo científico) son totalmente opuestos en sí mismos.

El Ateísmo no se conforma con negar y no creer, sino que también se esfuerza en demostrar que Dios no existe. Esta es la mayor y más palpable diferencia entre el Agnosticismo y el Ateísmo. Realmente, por lógica, deberían ser los propios creyentes los que se esforzasen en demostrar que Dios sí existe; y no los ateos en que no existe. Esto es así porque un concepto no es admitido hasta que no se demuestre su existencia o validez (igual que una teoría científica no es aceptada hasta que el experimento que la confirma no se pueda repetir en distintos lugares y tiempos; o al igual que en un juicio un acusado es inocente hasta que no se demuestre lo contrario). Por ello, Dios no existe hasta que no se demuestre que sí, y no viceversa. No obstante, los ateos estamos convencidos de que nunca desaparecerá la idea de Dios de la mente humana a no ser que se realice dicha demostración negativa, dicha demostración de la NO existencia de un ser todopoderoso. Estas demostraciones negativas ya existen (el objetivo de enunciarlas se sale del objetivo de este pequeño resumen), y están basadas en varios conceptos:

  • Definición matemática de finitud.
  • Finitud espacial y temporal del Universo.
  • Definición de perfección.
  • No perfección del Universo.
  • Definición de conocimiento.
  • Parcialidad del conocimiento humano.

El Ateísmo es consciente de que la idea de Dios se mantiene en nuestras mentes gracias a las instituciones que la guardan. Nos referimos, obviamente, a las distintas religiones del planeta, a las cuales los ateos odiamos profundamente. Creemos que la religión es un poderoso instrumento de manipulación social, y que debe erradicarse.

El Ateísmo, además, posee una connotación ideológica moral: el ser humano no puede alcanzar su libertad plena mientras crea en la justicia divina. Al igual que la Libertad económica del joven se alcanza con su emancipación de los padres, la libertad moral plena sólo puede llegar a producirse cuando la persona no tiene a un ser todopoderoso vigilando y juzgando sus acciones. Además la libertad implica independencia, y si Dios existiera seríamos dependientes de él (porque él nos ha creado), y por lo tanto no podríamos ser libres. Por ello es necesario que cada uno sepa que Dios no existe para que realmente se dé cuenta de que efectivamente puede alcanzar su libertad.

Los ateos odiamos lo que la idea de Dios representa en el mundo: el control, la esclavitud de nuestras mentes, la pérdida de la libertad moral e intelectual. ¿Por qué estar sometidos por un ser, por una idea, que ni siquiera existe? Los ateos no sólo NO creemos en Dios, sino que intentamos DEMOSTRAR que efectivamente NO existe, y además perseguimos y atacamos duramente todo lo que la divinidad y la religión representan.

Así pues, los objetivos de las ideas del Ateísmo pueden resumirse en acabar con Dios y con la religión, sea cual fuere la forma que estos dos conceptos adopten.

©1998-2017 - (©2751-2770 AUC) - Iniciativa Atea - [ Avisos legales | Creative commons by 3.0 | Acceso socios ]